5 cosas que aprendí en el tiempo de la prueba

Jennifer Peña de Díaz | September 20, 2016


No puedo creer lo rápido que pasa el tiempo. Parece como si hubiese sido ayer. Hace casi dos años que el Señor me permitió experimentar una de las más grandes pruebas de mi vida. 

En el 2014, tuve la bendición de quedar embarazada. Todo iba bien con el embarazo, y luego de pasar los comunes tres primeros meses de malestares, comencé a sentirme muy bien y a verdaderamente disfrutar mi embarazo.

Una noche de Octubre, el día que cumplí las 23 semanas (que equivale a 5 meses y medio), comencé a sangrar inesperadamente y a tener contracciones. Mi esposo me llevó inmediatamente a la emergencia del hospital y allí fui recibida por mi doctor, quien nos explicó con una mirada triste, cómo se veía el cuadro y qué era lo que probablemente iba a suceder. 

Yo estaba completamente dilatada y el bebé estaba posicionado, ya listo para nacer en cualquier momento. Las probabilidades de supervivencia a las 23 semanas son de 10% solamente. Lo más probable era que perdería a mi bebé…

Mi esposo y yo procedimos a llamar a nuestra familia y amigos cercanos, poniéndoles al tanto de la situación y pidiendo oración.

En nuestros corazones quedaba una llamita…


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/5-cosas-que-aprendi-en-el-tiempo-de-la-prueba.