Ansiedad pastoral

Kevin DeYoung | November 11, 2016


2 Corintios 11:28 siempre me pareció un verso extraño… hasta que me convertí en pastor. Tenemos a Pablo, enumerando todas las formas en las que ha sido azotado por la causa de Jesús: encarcelamientos, latigazos, varas, pedradas, naufragios, navegando a la deriva en el mar, hambre, sed, frío, peligro de todos en todo lugar (vv. 23-27). Y entonces, como la cereza del pastel, Pablo menciona una prueba más: “Además de tales cosas externas, está sobre mí la presión cotidiana de la preocupación por todas las iglesias” (v. 28). Este es el gran apóstol, el que contó una alegría el “gastarse y ser gastado” para su pueblo (12:15), el que se entristecía, pero siempre regocijaba (6:10). Este es el Pablo que enfrentó toda oposición imaginable y aun así aprendió a estar contento (Flp. 4:11) y ansioso por nada (4:6). Y aquí está admitiendo que aun con todo lo que ha sobrellevado, todavía siente preocupación por todas las iglesias.

Carga por las iglesias

Desde que me convertí en pastor, he encontrado un consuelo inusual en este versículo. No es que haya logrado lo que Pablo logró o que haya sufrido lo que Pablo sufrió, pero cada ministro serio siente esta carga por la iglesia…


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/ansiedad-pastoral.