Asesoramiento | Reflexión

José Mendoza | June 3, 2016


1 Reyes 12 - 14   y    1 Pedro 5 – 2 Pedro 1

Entonces subió al altar que había hecho en Betel el día 15 del mes octavo, es decir en el mes que él había planeado en su propio corazón. Instituyó una fiesta para los Israelitas y subió al altar para quemar incienso.

(1 Reyes 12:33)

Uno de los trabajos más reconocidos de nuestro mundo moderno es el de “Asesor”. Los hay de diferentes tipos y pelajes: jurídicos, financieros, políticos, domésticos, sociales, diplomáticos, religiosos, y hasta esotéricos. Ya sin sorpresa nos hemos enterado que muchos de los líderes mundiales consultan no solo a sus expertos políticos, sino también, a su bruja o espiritista de cabecera para dilucidar los problemas gubernamentales.

Sea quien sea el asesor de rigor, una mala selección del consejero puede traer consecuencias funestas a nuestras decisiones y a nuestro entendimiento con respecto a los tópicos en que estamos siendo asesorados. No en vano, cada día, los diarios nos dan a conocer de la caída estrepitosa de más de un connotado líder, producto de los malos consejos de un oscuro y poderoso asesor.

Roboam, el hijo de Salomón, era el sucesor al trono de Israel. Desde que ascendió…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/asesoramiento-reflexion.