Bebé | Reflexión

José Mendoza | September 9, 2016


1 Crónicas 1 - 9  y   Apocalipsis 15 - 16

Jabes fue más ilustre que sus hermanos, y su madre lo llamó Jabes, diciendo: “Porque lo di a luz con dolor.” (1 Crónicas 4:9)

Los nombres para las personas recién nacidas son sumamente curiosos: Guaguas le dicen en Chile, en el norte del Perú le dicen ñañitos, críos en otras partes, nenes en diferentes lugares; y seguramente ustedes podrán nutrir con otras palabras propias del vocabulario familiar o cultural que le dan color y significado al período más indefenso de nuestra historia personal.

La verdad es que no existen muchas historias de bebés que nosotros podamos recordar. Es un período privado de nuestra vida, del que los recuerdos sólo brotan de los labios de otras personas que dan cuentas de nuestras hazañas pueriles que son completamente ajenas a nuestra memoria. Los balbuceos, los primeros pasos, la aparición de los dientes, los golpes y las caídas, las sonajas y los biberones son un período “amnésico” del que nos enteramos por boca de nuestras madres, o de las terribles fotografías que nos tomaron nuestros padres sin ningún pudor ni autorización… ¿Quién no tiene bien escondida una foto desnudito, sin vergüenza y…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/bebe-reflexion.