¿Cómo podemos trabajar por la justicia sin menospreciar la evangelización?

| January 19, 2015


Algunos evangélicos hablan del evangelismo personal y la justicia pública como si fueran asuntos contradictorios o, por lo menos, que uno es parte de la misión de la Iglesia y el otro no. Yo pienso diferente, y creo que el tema es uno de los más importantes que la iglesia enfrentará en estos días.

En primer lugar, la misión de la Iglesia es la misión de Jesús. Esta misión no se inicia con la entrega de la Gran Comisión, o en Pentecostés. La Gran Comisión es cuando Jesús envía a la Iglesia al mundo con la autoridad que Él ya tiene (Mateo 28:18), y Pentecostés es cuando se otorga el poder para llevar a cabo esta comisión (Hechos 1:8).

El contenido de esta misión no es solo la regeneración personal, sino el hacer discípulos (Mateo 28:19). No es sóoo enseñarles, sino enseñarles “a guardar todas las cosas que os he mandado” (Mateo 28:20).

Esta misión no es incompatible con lo que ya hemos visto en la vida de Jesús. Su misión está definida por la expectativa del Antiguo Testamento (por ejemplo, Salmo 72), y en los relatos del evangelio en términos de amor redentor de la persona completa, cuerpo y…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/como-podemos-trabajar-por-la-justicia-sin-menospreciar-la-evangelizacion.