Continuistas y cesacionistas juntos por el evangelio

Andres Birch | August 5, 2015


Para un número creciente de cristianos “teológicamente despiertos”, las etiquetas de continuismo y cesacionismo funcionan como términos de división entre cristianos protestantes, evangélicos, y aun reformados. De manera resumida, los continuistas creen que todos los dones del Espíritu Santo mencionados en el Nuevo Testamento son para todo el período entre Pentecostés y la (segunda) venida del Señor. Los cesacionistas entienden que algunos de esos dones, sobre todo los que en el primer siglo estuvieron especialmente relacionados con los apóstoles, “cesaron” –o sea, fueron retirados por el Señor– cuando ya no había apóstoles, a partir de la muerte del apóstol Juan.

Ambas posturas se han presentado en las páginas de este medio. Pero el propósito del presente artículo es, en vez de resaltar las innegables diferencias que hay entre continuistas y cesacionistas, subrayar el sorprendente grado de consenso que existe entre aquellos que están centrados en el evangelio.

1. Todos creemos en la autoridad de la Biblia

Para todos los verdaderos creyentes y para todas las verdaderas iglesias, la Biblia es la autoridad suprema; ella siempre tiene la última palabra. “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Is. 8:20)…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/continuistas-y-cesacionistas-juntos-por-el-evangelio.