El Dios cognoscible

Enrique Padilla | September 27, 2016


Un amigo de mi congregación creció sin conocer a su padre. No saber cómo era su papá o si este alguna vez lo amó le causó una gran desconsolación. Trataba de imaginar cómo sería su padre, pero la incertidumbre y la realidad siempre terminaban produciéndole tristeza. Esto lo llenó de odio hacía su padre, al punto de abandonar la esperanza de algún día llegar a conocerlo. 

Puede que, como le pasó a mi amigo, tu padre te haya abandonado. Pero esto jamás sucede en nuestra relación con Dios. En relación a él, la verdad es que somos huérfanos por voluntad propia; somos nosotros los que hemos huido de casa para poder vivir bajo otra autoridad. No queremos conocer ni saber cómo es Dios realmente. Es más —irónicamente, ya que Dios nos hizo a su imagen— nos hemos creado un dios a nuestra propia imagen.

Si realmente quieres saber quién es Dios, la solución no es adivinar cómo es él, sino conocer lo que él ha revelado de sí mismo y la manera en que lo ha hecho. No hay necesidad de crearnos imágenes ficticias de nuestro Padre. Al contrario, podemos buscarlo, hallarlo y conocerlo.

El Dios que se revela

Hay dos formas en las que Dios se nos ha revelado: la revelación natural y la revelación especial.

La creación nos dice mucho acerca Dios…


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/el-dios-cognoscible.