El evangelio cambió mi diabetes

| January 19, 2015


Fue a los 12 años de edad que el Señor me abrió los ojos a mi condición espiritual, pude ver mi pecado, y pude conocer Su gracia en Cristo Jesús. Este es, sin duda, el evento más importante y trascendente de toda mi vida, y es así para todo aquel que ha conocido a Cristo. De ahí en adelante, soy una nueva criatura (2 Co. 5:17).

Pero eso no fue lo único que sucedió a mis 12. También a esa edad debuté como diabético (Tipo 1), la que tiene cierto componente genético y es de por vida. Uno de mis hermanos mayores ya tenía años con diabetes, por lo que yo tenía una idea de qué vendría. Esos “pinchazos” para medir mi azúcar. La coca cola y los jugos de dieta. Y, por supuesto, las inyecciones de insulina, primero tres veces al día; ya cinco agujas, hoy por hoy.

Como joven adolescente, necesité de mucha ayuda durante mis primeros años de diabetes. Pasé por un breve tiempo de rebeldía, donde simplemente quería comer lo que me viniera en gana. Interesantemente, mi conversión había afectado mi forma de comportarme con mi familia, mis deseos de ir a la iglesia y aun el trato…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/el-evangelio-cambio-mi-diabetes.