El pecado de hablar demasiado

Paul Tautges | November 16, 2016


¿Es pecado hablar demasiado? Bien, eso depende. Hace años en un grupo de oración de hombres discutíamos la disciplina de la lengua. Después de leer un capítulo del libro “Disciplinas de un hombre de Dios” de Kent Hughes y algunos versículos de Proverbios que tratan el tema, ¡algunos de nosotros estuvimos tentados a dejar de hablar de manera definitiva! Sin embargo, rápidamente nos dimos cuenta de que esta no era la respuesta. Eso sería demasiado fácil; la respuesta correcta es el duro camino de la autodisciplina. El camino difícil es la aplicación de la sabiduría para refrenar el músculo más potente en nuestro cuerpo. Todo eso me hizo pensar acerca de los peligros de hablar demasiado. Hay muchos e incluyen los siguientes:

Hablar demasiado abre la puerta al pecado.

“En las muchas palabras, la transgresión es inevitable, pero el que refrena sus labios es prudente” (Proverbios 10:19). “El que guarda su boca y su lengua, guarda su alma de angustias” (21:23). “El que guarda su boca, preserva su vida; el que mucho abre sus labios, termina en ruina” (13:3). Estos versículos parecen decir que cuanto más se hable, más se va a pecar. La razón de esto se encuentra en…


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/el-pecado-de-hablar-demasiado.