El predicador, el consejero, y la congregación

| January 30, 2015


En nuestra iglesia, una de nuestras firmes convicciones es que el ministerio del predicador y del consejero no son de diferentes tipos, sino más bien el mismo ministerio dado de diferentes maneras en diferentes entornos. Ambos son ministerios de la Palabra, tanto en su fundamento como en su extensión. Uno puede ser más proclamación y monólogo, y el otro más conversacional y diálogo, pero la variación en el enfoque y el contexto no disminuye que ambos comparten la fe en el poder de la Palabra de Dios para hacer la obra de Dios en el pueblo de Dios. Lo que da forma a nuestra comprensión del ministerio en el púlpito es una gran confianza en la necesidad, la suficiencia, la autoridad, y la relevancia de la Palabra de Dios. La misma confianza es la que da forma a nuestra comprensión del ministerio de consejería.

La Palabra de Dios es necesaria. No podemos conocer verdaderamente a Dios o a nosotros mismos a menos que Dios hable. Aunque los cristianos pueden aprender de aquellos que han sido bendecidos con la gracia común y de los que tienen el don de la razón y la observación, el cuidado del alma necesita revelación del…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/el-predicador-el-consejero-y-la-congregacion.