En defensa de las oraciones cortas

Andres Birch | May 19, 2016


Los dos elementos más importantes de cualquier reunión cristiana son la Palabra de Dios y la oración. Fíjate en el gran énfasis en esas dos cosas en el libro de Hechos de los Apóstoles (Hch.6). Entonces, habrá pocas reuniones más importantes que la reunión de oración. Pero en la práctica no parece que sea así: algunas iglesias no tienen una reunión de oración como tal, y donde sí se tiene, suele ser una reunión con poca asistencia y más bien de personas mayores. Y aun en las reuniones de oración que hay, menos de la mitad del tiempo se dedica a la oración.

En una reunión de oración típica suele haber cuatro elementos principales: (1) se canta; (2) se habla desde la Biblia (sea cual sea el formato); (3) se comparten motivos de oración; y: (4) se ora. Lo que me atrevo a sugerir es que en una reunión de oración, de esos cuatro elementos, al que más tiempo se debería dedicar es a la oración. Para que eso sea posible, es necesario controlar el tiempo que se dedica a los otros elementos de la reunión: no hay que cantar demasiado; no hay que predicar demasiado; y si se comparten…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/en-defensa-de-las-oraciones-cortas.