Es bueno que la vida de la iglesia “se ponga fea”

Ray Ortlund | September 26, 2016


“Pero si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7).

Cuando el Espíritu de Dios se mueve poderosamente en una iglesia, las cosas se pueden “poner feas”, al menos en apariencia. ¿Por qué? Porque los problemas reales que hasta entonces habían estado sumergidos ahora salen a la superficie, las conciencias desean descansar, y el Espíritu nos presiona para que lo reconozcamos. El versículo citado anteriormente ofrece pasos prácticos para una iglesia que, por la gracia de Dios, se está poniendo más fea que nunca. Este versículo explica cómo podemos experimentar la justificación gratuita que ya tenemos como una realidad continua, al mismo tiempo que Dios va dando vida a quienes de otro modo estaríamos muertos. Esta es la sabiduría que este versículo nos proporciona:

Pero si andamos en la luz…

Andar en la luz es ser honesto con Dios y los unos con los otros a medida que Dios va trayendo convicción de pecado a nuestros corazones. Podemos engañarnos a nosotros mismos —y de hecho lo hacemos— y permanecemos en nuestros pecados cómodamente por demasiado tiempo: “Es que así es como soy. Es que mi esposa no es la mujer con la que creí…


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/la-iglesia-verdadera-puede-ponerse-fea-y-eso-es-bueno.