Falta | Devocional

Juan Gómez | January 4, 2016


“Jesús lo miró con amor y añadió: —Una sola cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme”, Marcos 10:21.
 
Vemos aquí la historia del joven rico quien en primer lugar se acerca a Jesús refiriéndose a El, como “Maestro bueno” (v. 17). En Su respuesta Jesús le hace notar que El mismo es Dios y que aunque el joven se crea bueno, solo hay Uno bueno. Y es que su justicia propia y los ídolos del corazón (riquezas) le tenían cegado a estas dos importantes realidades. 
 
Jesús contesta a su pregunta, “qué tengo que hacer…” (v. 17) con una respuesta en “sus términos” diciéndolo que “una cosa le falta”. Esto es siempre aplastante ya que cuando vivimos por nuestra propia justicia “algo más” nos faltará. 
 
“Vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres” es “soltar” aquellas cosas que atan nuestro corazón (creer que en nosotros está la respuesta: nuestros recursos 
materiales o propios esfuerzos). 
 
“Luego ven y sígueme” es, por otro lado, reconocer que Jesús es la respuesta para ambas, nuestro sentido de justicia propia y la autosuficiencia. 
 

To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/falta-devocional.