Fuera de control | Reflexión

José Mendoza | March 18, 2016


2 Samuel 11 - 12   y    Hebreos 3 - 4

¿Por qué has despreciado la palabra del Señor haciendo lo malo ante Sus ojos? Has matado a espada a Urías el Hitita, has tomado su mujer para que sea mujer tuya, y a él lo has matado con la espada de los Amonitas.

(2 Samuel 12:9)

¿Qué deseos están ocupando tu mente en estos momentos? ¿Sabías que tus deseos ocupan la mayor parte de tu voluntad y de tu tiempo? La relación con ellos imprime la dirección de nuestra conducta, modela nuestros actos, define nuestros valores y saca a la luz la verdadera intención en cuanto nuestra relación con Dios. Nuestro Señor Jesucristo mostró el poder de los deseos cuando dijo: “porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mt. 6:21). No hay duda que hay una directa proporción entre deseos y ubicación personal.

Por esa razón, no es contradictorio que Dios exija que el primero de nuestros afectos y deseos sea Él, y que ninguno de nuestros deseos secundarios se le oponga o le cause rivalidad. Los deseos y los afectos son tan fuertes en su dominio sobre nosotros mismos que el Señor tuvo que inscribir…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/fuera-de-control-reflexion.