Genética y depresión espiritual

| January 20, 2015


Los pensamientos de aflicción, angustia, y lamento se dan en el centro del corazón. Estas flechas de depresión pudieran irse por un tiempo, pero con tristeza decimos que, como hijo de su casa, a su casa vuelven. Todas las facultades humanas tienen su propio lugar de asiento: la vista es confinada a los ojos; la audición a los oídos; el sentir al tacto, y estas perturbaciones al corazón, o en mi fuero interno. El cerebro es el medio o instrumento, pero su destino final es el corazón, el asiento de nuestros afectos.

Explicando. Voy a hacer el intento de explicar lo que algunos llaman la depresión espiritual por genética. Antes demos una ilustración. El caso de Isaac cuando quiso bendecir a su hijo Esaú:

“Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron quedando sin vista, llamó a Esaú su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él respondió: Heme aquí… E Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora, y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no. Y se acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/genetica-y-depresion-espiritual.