Hechos | Reflexión

José Mendoza | November 11, 2016


2 Crónicas 7.11 - 9    y   Mateo 11 - 12

Después de los veinte años, en los cuales Salomón había edificado la casa del Señor y su propia casa, reedificó las ciudades que Hiram le había dado, y estableció allí a los Israelitas.

 (2 Crónicas 8:1-2)

Quiero volver sobre la carga de algo que a mi humilde parecer es sumamente importante: ¿Cómo poder ser de verdad lo que suponemos ser? Si hay algo difícil para los seres humanos es tener una opinión centrada, o aun realista, acerca de sí mismos, y todos tenemos muy interiormente una queja que habla de que la gente con la que nos relacionamos no ha llegado a descubrir nuestro verdadero potencial, y finalmente, estamos como que sub-utilizados o menospreciados en lo que realmente somos.

Sin embargo, para que la gente pueda saber lo que somos, es necesario que traslademos a la realidad nuestras supuestas capacidades ocultas. El mismo Salomón en los proverbios decía: “Muchos hombres hay que proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?” (Prov.20:6). Deberíamos aprender que la proclamación de nuestras virtudes nunca debe salir de nuestros labios, sino que deben ser, más bien, la expresión…


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/hechos-reflexion.