La gran comisión significa compartir la historia de Cristo, no la tuya

| January 15, 2015


A los evangélicos les encanta una buena historia. Nos encanta “compartir nuestros testimonios”, “contar nuestras experiencias” y relatar nuestra “jornada espiritual”.

Este énfasis en la experiencia personal es uno de los puntos fuertes del evangelicalismo. Entendemos la conversión como algo más que un mero asentimiento a la enseñanza del cristianismo y más que la mera observancia de los ritos y rituales asociados con la iglesia. No es de extrañar que el compartir nuestras historias es un aspecto principal de la identidad evangélica y la actividad evangelística.

Pero en esto un peligro sutil está al acecho. Debido al énfasis que hacemos en nuestras historias y testimonios de conversión, sin querer podemos hacer que la gente piense que el evangelismo es lo mismo que compartir su experiencia personal.

Interpretamos La Gran Comisión de “Vayan a hacer discípulos” como “Ve y dile tu historia.” No son la misma cosa.

Jesús y la Gran Comisión

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en la “Gran Comisión”, tenemos en mente la palabra “ir”. La esencia del mandato de Cristo es que vayamos a todo el mundo y hagamos discípulos de todas las naciones, bautizando y enseñando, ¿verdad?

Pero la versión de Mateo de la Comisión no…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/la-gran-comision-significa-compartir-la-historia-de-cristo-no-la-tuya.