Mi experiencia con el don de lenguas

Enrique Oriolo | September 19, 2014


Antes de que leas mi experiencia, quisiera afirmar que no creo que lo que hoy se conoce como “don de lenguas” sea verdaderamente el don del Espíritu Santo. Para un entendimiento exegético de esta postura, puedes leer el artículo “Por qué soy cesacionista”. Lo que sí quiero es presentarte mi experiencia, orando que sea de edificación para tu vida.

Mi experiencia con el “don de lenguas” comienza en una reunión evangelística, alrededor de agosto de 2007. Hasta ese entonces, mi trasfondo era solo de curanderos y ocultistas. Esta era mi segunda visita, en toda mi vida, a una iglesia evangélica.

En ese lugar encontré que todos hablaban unas palabras tan extrañas, y hasta graciosas. Al final de la reunión, en medio del ambiente emotivo que se había armado, me tomé del hombro con un hermano de la iglesia y terminamos los dos repitiendo esas palabras. Debes entender: para mí no fue algo forzado. Simplemente se dio de esa manera cuando no lo pensé.

De ahí en adelante seguí visitando esta iglesia y seguí esta práctica. Luego fueron enseñándome más sobre ese “don”. Me dijeron que era la evidencia del bautismo del Espíritu Santo, junto con una serie de doctrinas…


To read the rest of this article, visit http://thegospelcoalition.org/article/mi-experiencia-con-el-don-de-lenguas.