Nuestro Jesús complementarianista, pro-mujer

Kevin DeYoung | June 22, 2016


A menudo escuchamos que aquellos que no afirman el feminismo moderno son “anti-mujer”. Los cristianos no son la excepción. A veces somos etiquetados con este epíteto, y una vez que la etiqueta está puesta, nos definen como vendidas (las mujeres) o como cavernícolas (los hombres).

A la luz de este reclamo, es notable considerar cómo el autor y perfeccionador de nuestra fe, Jesús, interactuó con mujeres de su época. No exagero cuando digo que el acercamiento de Jesús a las mujeres era nada menos que revolucionario. Afirmar la verdadera complementariedad diseñada por Dios casi siempre ha desafiado el estatus quo.

Un ministerio revolucionario

Desde un transfondo cultural que reducía al mínimo la dignidad de las mujeres e incluso las despersonalizaba, Jesús afirmó valientemente su valor y con mucho gusto se benefició del ministerio vital de las mujeres. Él hizo la práctica inusual de hablar libremente a las mujeres y en público (Juan 4:27; 8:10-11; Lucas 7:12-13). También ministró con frecuencia a las necesidades de mujeres afligidas, como la suegra de Pedro (Marcos 1:30-31), la mujer encorvada por 18 años (Lucas 13:10-17), la mujer con flujo de sangre (Mateo 9:20-22), y la mujer Sirofenicia (Marcos 7:24-30).

Jesús no solo le ministró…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/nuestro-jesus-complementarianista-pro-mujer.