Ocasión | Reflexión

José Mendoza | February 12, 2016


1 Samuel 24 - 26  y  2 Timoteo 1 - 2

Y los hombres de David le dijeron: “Mira, este es el día del que el Señor te habló: ‘Voy a entregar a tu enemigo en tu mano, y harás con él como bien te parezca.’” Entonces David se levantó y cortó a escondidas la orilla del manto de Saúl. – 1 Samuel 24:4

Son muchas las personas que sucumben equivocadamente ante la tentación de un negocio redondo con poca inversión y con multimillonaria utilidad. Los cantos de sirena de las circunstancias “oportunas” siempre serán peligrosos. No en vano Ulises se tuvo que atar al mástil de su barco para evitar ser seducido. Conozco también a mucha gente que endiosa las circunstancias al hacer de ellas un cierto visor mágico que les permite entender la voluntad de Dios o el destino. “Si pasa esto o aquello… entonces es que...”, parece ser la condición. Para otros, las circunstancias tienen cierto corte fatídico o idílico irremediable y con el cual no se puede luchar.

Sin embargo, para nosotros los cristianos los acontecimientos pueden ser favorables o desfavorables pero nuestra regla de medición siempre trascenderá a los eventos que operan a…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/ocasion-reflexion.