¿Oras lo suficiente?

Jon Bloom | November 19, 2016


La culpabilidad es una terrible motivación para cualquier comportamiento, excepto el arrepentimiento. No podemos mantener disciplinas espirituales diarias, como la oración, basados en un sentimiento de culpa. Ese no es el objetivo de la culpabilidad, y es por esto que el sentirse mal por no orar lo suficiente nunca nos convertirá en hombres y mujeres que “Oran sin cesar” (1 Tesalonicenses 5:17).

Técnicamente, la culpabilidad es una condición legal. Emocionalmente, la culpabilidad es una conciencia cargada, nuestra respuesta ante la conciencia de un fracaso real o percibido. Por lo tanto, la culpabilidad es algo de lo que uno debe deshacerse, no de utilizar como motivación para desarrollar y persistir en un hábito. Su finalidad es empujarnos hacia una acción principal: el arrepentimiento. El arrepentimiento es un medio instituido por Dios para librarnos de la carga de la culpabilidad.

Por otro lado, el incentivo que Dios ha diseñado para nosotros de “trabajar de corazón” (Colosenses 3:23) —para “trabajar y esforzarse” (1 Timoteo 4:10), para disciplinar a nuestros cuerpos (1 Corintios 9:27), para morir todos los días (1 Corintios 15:31), negándonos a nosotros mismos, tomando nuestra cruz y siguiendo a Jesús (Lucas 9:23-25), y para “seguir avanzando hacia la meta” para llegar a la resurrección de…


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/oras-lo-suficiente.