Para influenciar al mundo, hay que estar presente en él

| February 18, 2015


Jesús utiliza las metáforas de sal y luz para comunicar el impacto penetrante que las personas transformadas por el evangelio traen al mundo. Hablando a sus seguidores, Jesús declara:

“Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los de la casa. De la misma manera, deja que tu luz brille ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”, Mateo 5:14-16.

En todos los aspectos de nuestras vidas, incluyendo nuestros lugares de trabajo, mostramos a los que nos rodean la luz de la gloria de Cristo que mora en nosotros. Jesús enfatiza que brillamos su luz en nuestras buenas obras. Nuestras buenas obras adquieren muchas dimensiones, y debemos ver que nuestro trabajo diario es una parte importante de las buenas obras que glorifican a Dios.

Una presencia fiel

Una de las maneras en que somos sal y luz y actuamos como agentes de redención en este mundo estropeado es vivir una presencia fiel en el lugar de trabajo. Woody Allen observó una…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/para-influenciar-al-mundo-hay-que-estar-presente-en-el.