Perdimos un hijo, pero ganamos algo mayor

Kyle Porter | February 10, 2016


Charles Spurgeon una vez dijo lo siguiente acerca del sufrimiento:


Sería una experiencia demasiado punzante y desafiante pensar que sufro una aflicción que Dios nunca me ha enviado, que la amarga copa no ha sido llenada por Su mano, que mis desafíos no fueron medidos por Él, ni enviados hacia mí sin Él arreglar su peso y cantidad.

Estas son algunas de las palabras más aleccionadoras que he podido leer. Hace un mes, yo no podría haber conocido ni su profundidad ni su peso. Ahora si puedo.

Esta es la historia de cómo hemos perdido una hija, y ganamos algo mucho más grande.


La pregunta favorita de la gente cuando les dices (o ellos ven) que tu mujer está embarazada es (casi universalmente)... ¿varón o hembra? Es una pregunta razonable, por supuesto, porque lo que estás esperando (sea niña, niño, gemelos, o más) afectará la trayectoria de tu vida, casi tanto como el hecho de que estás teniendo un hijo.


A mi esposa, Jen, y a mí, nos gusta ser “sorprendidos” por lo que estamos esperando. Le añade un poco de emoción al hecho del nacimiento. (Claro: no es que Jen esté de acuerdo con que los nacimientos necesitan alguna “emoción”…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/perdimos-un-hijo-pero-ganamos-algo-mas-grande.