Por qué no tienes que elegir entre la felicidad y la santidad

Randy Alcorn | March 23, 2016


Como pastor joven, yo predicaba como otros aún lo hacen, “Dios nos llama a la santidad, no a la felicidad”. Hay verdad en esto. A medias. Vi a cristianos perseguir lo que ellos pensaban les haría felices, cayendo de cabeza en inmoralidad sexual, alcoholismo, materialismo, y obsesión con el éxito.

Yo estaba intentando oponerme a nuestra tendencia humana de poner preferencias y conveniencia antes de la obediencia a Cristo. Todo sonaba muy espiritual, y yo podía citar a innumerables autores y predicadores que estaban de acuerdo conmigo.

Ahora estoy convencido de que todos estábamos completamente equivocados.

Hubo varios errores en mi pensamiento, incluyendo inconsistencia con mi propia experiencia. Yo encontraba felicidad profunda en Cristo; ¿no era venía eso de Dios? Además, llamar a la gente a rechazar la felicidad en favor de la santidad fue ineficaz. Puede funcionar por un tiempo, pero no a largo plazo.

Tony Reinke lo entiende bien: “El pecado es gozo envenenado. La santidad es gozo pospuesto y perseguido”.

¿Felicidad versus santidad?

Considera Levítico 9:24: “Y salió fuego de la presencia del Señor que consumió el holocausto y los pedazos de grasa sobre el altar. Al ver esto, todos lanzaron gritos de alegría y se inclinaron hasta…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/por-que-no-tienes-que-elegir-entre-la-felicidad-y-la-santidad.