Seguros | Reflexión

José Mendoza | November 4, 2016


2 Crónicas 5:2 – 7:10   y   Mateo 9 - 10

No obstante, atiende a la oración de Tu siervo y a su súplica, oh Señor Dios mío, para que oigas el clamor y la oración que Tu siervo hace delante de Ti.
(2 Crónicas 6:19)

Hace un tiempo estuve tentado en adquirir un seguro de vida. Las ofertas eran espectaculares y conocí a un par de vendedores con una capacidad de convencimiento tal, que dejarían en último lugar al más locuaz y categórico de los políticos. Pero el problema se presentaba cuando se trataba de explicar los pequeños “detalles” detrás de esos seguros. Allí es cuando empiezan a aparecer letras chicas, códigos ininteligibles, cláusulas que parecen jeroglíficos egipcios y demás artimañas legales y comerciales que no nos dejan más que el camino de la fe ciega al momento de firmar una póliza de seguros con la cual ya no estamos tan seguros.

Recuerdo uno de los folletos publicitarios que recibí para informarme. Ofrecía seguros de salud con reembolso del 100% de gastos médicos y hospitalarios… ¡guau!, dije yo, esto es lo que quiero… Pero al final decía: “[El reembolso ocurre] después que opere su sistema de salud, con topes


To read the rest of this article, visit https://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/seguros-reflexion.