Cuida lo que dices

Jake Chambers | October 12, 2015


“Y dijo Dios: Sea la luz y fue la luz”.

Creemos en un Dios que “habló” al mundo a existencia. En el centro y comienzo de toda la creación hubo una palabra que creó algo. Esta verdad es un recuerdo constante de que las palabras y el lenguaje tienen el poder de crear.

Hay mucho que escribir y hablar cuando se trata de glorificar a Dios con nuestras palabras, pero en este artículo quiero enfocarme en cómo nuestras palabras pueden crear de forma no intencional una cultura que es el extremo opuesto de lo que estamos intentando crear.

Por ejemplo, el término “vamos a la iglesia” parece tan inofensivo que cuando se nos corrige diciendo que “no vamos a la iglesia, sino que somos la iglesia”, es muy fácil descartar ese comentario como algo quisquilloso o arrogante. ¡Y a veces lo es! Pero la realidad es que esta pequeña frase, usada de esta manera, se puede convertir en un problema al pasar el tiempo. Hay una razón por la que hay una generación de cristianos sentados en el banquillo observando al cristianismo en lugar de ser impulsados a “entrar en el juego” y “ser la iglesia”. El lenguaje no es…


To read the rest of this article, visit http://thegospelcoalition.org/coalicion/article/cuida-lo-que-dices1.