3 cosas que necesito que Dios haga por mí a medida que predico

H.B. Charles Junior | July 25, 2016


Antes de empezar mis sermones, oro públicamente. También oro en privado mientras predico. ¿Se puede predicar y orar al mismo tiempo? ¡Claro que sí!

Varias cosas pasan por la mente del predicador que predica. No estoy seguro si el predicador piensa en varias cosas al mismo tiempo. Más bien, la mente salta y de forma rápida y constantemente se desplaza de un lado a otro; pensamientos buenos y malos, verdaderos y falsos, prudentes y necios.

Es por esto que yo oro a medida que predico.

Hay tres cosas fundamentales que necesito que Dios haga mientras predico.

Necesito que Dios guíe mis pensamientos.

¿Alguna vez has intentado orar solo para tener la mente inundada de distracciones? Lo mismo puede suceder en la predicación.

Todos tipo de pensamientos mundanos vienen a la mente. Los asistentes se ponen de pie y caminan. Bebés lloran. Los niños se pasan notas. Diáconos duermen. Otros parecen más interesados ​​en sus teléfonos celulares. Detectas visitantes nuevos. No ves a un miembro fiel en su lugar habitual. Empiezas a pensar en la semana pasada. O empiezas a pensar en la semana que viene.

Hay momentos de distracción en la predicación en la que le pido a Dios que mantenga mi…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/3-cosas-que-necesito-que-dios-haga-por-mi-a-medida-que-predico.