Abundante | Devocional

Juan Gómez | August 1, 2016


“Pero la gracia de nuestro Señor fue más que abundante, con la fe y el amor que se hallan en Cristo Jesús”, 1 Timoteo‬ ‭1:14‬

Hay muchas razones por las que Pablo pudiera decir que no es apto para el ministerio. Tan solo al mirar su trasfondo, la magnitud de su rechazo a los seguidores de Cristo, y la profundidad de su pecado, pudieran más bien paralizarle en lo que se refiere a su servicio a Dios y a otros. Esto es lo que le lleva todavía a considerarse, entre los pecadores, “el primero” (vs. 15‬).

Y es que como él, nosotros también podemos haber experimentado el perdón de nuestros pecados, pero la culpa todavía puede seguir trayendo condenación a nuestra vida de tal manera que nos impide tomar pasos en el ministerio: no nos sentimos dignos.

Pablo entonces agradece al Señor que le ha fortalecido y en Su gracia le ha considerado digno de confianza poniéndole en el ministerio (vs. 12‬).

Esto, no significa que Dios minimize su pecado o que Dios nos lleve a olvidar cada vez más nuestra culpa. Al contrario, con el tiempo crece también una mayor conciencia de la profundidad de nuestra pecaminosidad y del peso…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/abundante-devocional.