Cinco maneras de profundizar tu predicación

Gavin Ortlund | December 11, 2015


He sido bendecido últimamente con la oportunidad de predicar un poco más. Me gusta mucho predicar y la formación en homilética que recibí en el Covenant Seminary durante mi maestría en Divinidades (M.Div.) fue excelente. Pero cuanto más aprendo sobre predicación, más me siento como que apenas estoy empezando a aprender lo que significa predicar. Predicar para mí es como una gran montaña, cuya cima está oculta por las nubes y no se puede ver. Cuanto más alto escalo, se aleja aún más y más por encima de mí.

No estoy en busca de estímulo cuando digo esto, tampoco estoy tratando de ser deliberadamente modesto. Sinceramente es lo que siento. Creo que cada predicador con cierta conciencia de la grandeza y el peso de su tarea siente agudamente su propia indignidad. Con anterioridad me he referido a la declaración de Lloyd-Jones de que “cualquier hombre que haya tenido alguna idea de lo que es predicar inevitablemente sentirá que él nunca ha predicado”. A esto se le podría añadir el testimonio de Spurgeon: “No hay un buen predicador que no se conmueva casi hasta las lágrimas al final de cada sermón viendo lo pobre del mensaje que acaba de entregar”.

Y, sin embargo, por…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/cinco-maneras-de-profundizar-tu-predicacion.