¿Cuales promesas son para mi?

Jen Wilkin | March 23, 2015


Pocas cosas son más reconfortante que una promesa hecha y cumplida. Y pocas cosas hieren más que una promesa sin cumplir. Saber que adoramos a un Dios que cumple sus promesas es una fuente de sumo gozo. Pero este conocimiento mal aplicado puede también llevarnos a buscar promesas en las Escrituras en formas problemáticas.

¿Cómo podemos saber cuáles promesas son para nosotros? ¿Cómo podemos reclamar las promesas de la Biblia sin trascender su aplicación? Estas son algunas de las dificultades más comunes para tener en cuenta cuando estudias.

Errores comunes

Confundir una promesa con un principio. Las promesas son siempre cumplidas. El 100 por ciento de las veces. Los principios afirman verdades generales. El libro de Proverbios es a menudo confundido con un libro de promesas, cuando en realidad se trata de un libro de principios. El principio de “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” (Prov. 22: 6) es generalmente cierto, y algo sabio para seguir. Pero no es una garantía de que cada niño criado en la instrucción piadosa se convertirá en un creyente de Jesús.

Ignorar el contexto. A menudo nos aplicamos una promesa a nosotros mismos…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/cuales-promesas-son-para-mi.