Cuando Dios no remueve el aguijón

Geron Morey | July 22, 2015


Uno de los relatos más conmovedores y honestos dentro de los escritos del apóstol Pablo se encuentra en la segunda carta a los Corintios. En ella, Pablo ha venido describiendo una experiencia que había tenido catorce años antes de escribir esta epístola, cuando dice él que “fue arrebatado hasta el tercer cielo” (2 Co. 12:2). En ese lugar, continúa el apóstol, “oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar” (2 Corintios 12:4). Sin duda la experiencia de este gran hombre de Dios fue extraordinaria, única y gloriosa.

No obstante, Pablo reconoce que en vista del riesgo de auto exaltarse y vanagloriarse por esa experiencia, “me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee” (2 Co. 12:7). El sentimiento de angustia se profundiza cuando después de orar, se le da a entender que el aguijón no será removido: “respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Co. 12:9). Con seguridad la respuesta divina dejó perplejo al apóstol, al menos inicialmente.

A través de los años, los teólogos no se…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/cuando-dios-no-remueve-el-aguijon.