El sintetizador no es el Espíritu Santo

Bob Kauflin | August 11, 2016


En las últimas décadas, los sonidos ambientales se han hecho omnipresentes en las reuniones de la iglesia. Las reuniones comienzan con un aumento del sintetizador y cada canción se conecta a la siguiente con una especia de “pegamento” musical. Se tocan acordes suavemente detrás de la oración, la lectura de las Escrituras, las introducciones de canciones, la comunión, y en algunos casos, la predicación. Si no tienes a alguien que pueda producir los sonidos necesarios, no te preocupes, existen sets de “sintetizadores de adoración” en todos los tonos disponibles para su compra para suavizar las transiciones.

Eso plantea la pregunta: ¿qué está pasando?

La música y la presencia de Dios

A menudo vemos una conexión entre la música y la actividad del Espíritu Santo en la Escritura. Mucho antes de que fuera rey, un joven David consoló a Saúl mientras tocaba su lira (1 Sam. 16:23). Eliseo no fue capaz de profetizar hasta que un músico fue traído dentro de la habitación y empezó a tocar (2 Re. 3:14-16). Los profetas del Antiguo Testamento eran acompañados regularmente por instrumentos musicales (1 Sam. 10:5; 1 Crón. 25:1). Los muros de Jericó cayeron ante el sonido de las trompetas y gritos (Jos. 6:20). En el…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/el-sintetizador-no-es-el-espiritu-santo.