¿Es realmente difícil ser un pastor?

| March 9, 2015


Como pastor, a menudo escucho a otros ministros enseñar y predicar, y me perturba la cantidad de veces que pastores aluden a que sus trabajos son particularmente difíciles. Sí, es verdad que nos enfrentamos a muchos desafíos —el ministerio puede implicar momentos de alta demanda emocional y espiritual—, pero no creo que estas dificultades merecen un reconocimiento especial en comparación con otras vocaciones. Después de todo, el pastorado no implica prácticamente ningún trabajo manual, lo que lo hace que sea físicamente más fácil que la mayoría de las otras ocupaciones en la historia. No requiere de una semana laboral de 60 a 80 horas, a menos que de pienses que más horas de trabajo es igual a más presencia del Espíritu Santo. Y a pesar de que los desafíos emocionales y espirituales que se enfrentan son difíciles, los maestros y trabajadores sociales —para tomar solo dos ejemplos— se enfrentan a obstáculos similares o mayores.

En muchos sentidos, este tema refleja una tendencia mayor en cómo los estadounidenses ven las vocaciones. Por lo general, derivamos nuestro valor de lo que hacemos en lugar de lo que somos, por lo que aquellos que hacen más son más importantes que los que lo hacen menos. Para…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/es-realmente-dificil-ser-un-pastor.