La belleza de los testimonios “aburridos”

J.F. Arnold | October 15, 2014


Muchos cristianos luchan con compartir sus propios testimonios. Nuestras historias son aburridas, poco interesantes y simples, o al menos eso es lo que creemos. ¿Quién nos escucharía incluso si lo compartiéramos?

Lo que a menudo se califica como "interesante" es el tipo de cosa sobre lo que alguien escribiría (y leería) un libro: ​​ex-convictos, ex-adictos, ex-algo y cosas así. Todos somos pecadores salvados por gracia, y sin embargo, tan sucios y quebrantados como podamos estar, muchos de nosotros no hemos pasado un día en nuestras vidas sin saber acerca de Dios. A menudo describimos nuestros testimonios en términos de la remodelación o renovación de nuestra fe actual: se nos recuerda el pecado que tenemos, o somos condenados por el pecado que no vimos, y ahora podemos volver al evangelio que hemos conocido toda la vida. No es tanto un cambio de 180°, sino como un par de grados a la vez.

Siempre increíble

Somos consumidores de historias grandes y emocionantes —mira la industria del cine, por ejemplo—. Tendemos a descalificar cualquier cosa que no se ajuste a ese patrón. No nos ofrecemos voluntariamente a decirle a la gente que tenemos toda la vida en


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/la-belleza-de-los-testimonios-aburridos.