La exégesis tiene consecuencias

Anthony Carter | December 21, 2015


Las ideas tienen consecuencias. Desde los inicios de la filosofía occidental, hemos sido testigos de lo bueno, lo malo y lo feo de este axioma. Desde la influencia de John Locke sobre los fundadores de Estados Unidos, a los desastrosos resultados de la influencia de Karl Marx en la Rusia comunista y Friedrich Nietzsche en la Alemania de Hitler, difícilmente se puede decir que las ideas no tienen consecuencias. Sin embargo, no solo las ideas tienen consecuencias, sino también la exégesis.

El peligro de la interpretación errónea de las Escrituras no es nuevo en nuestro tiempo. El apóstol Pablo instruyó al joven Timoteo, “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad” (2 Tim. 2:15). Hay una manera correcta y una manera incorrecta de manejar la Palabra de Dios. Por desgracia, nuestra época sigue estando plagada de aquellos que pueden estar avergonzados por haber manejado mal la Palabra de la Verdad.

Tomemos por ejemplo Marcos 16:17-18:

Y estas señales acompañarán a los que han creído: en Mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algo mortífero, no…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/la-exegesis-tiene-consecuencias.