Las marcas esenciales de un predicador

Jason Allen | January 5, 2016


“¿Cómo oirán sin haber quien les predique?” (Rom. 1:5-6). Con lógica certera, el apóstol Pablo establece el vínculo humano indispensable en el cumplimiento de la Gran Comisión: la predicación del evangelio de Jesucristo. Al hacerlo, nos instruye en el camino del reino, que en cada generación Dios está llamando a predicadores para servir a Su iglesia.

Le pregunta eterna de Pablo es especialmente relevante para la iglesia del siglo XXI. Las iglesias evangélicas están en medio de una transición generacional masiva, con pastorados vacantes y púlpitos vacíos que salpican el paisaje.

Los púlpitos vacantes no deben hacer que nuestras manos se acongojen. Cristo está edificando Su iglesia. Él no espera por voluntarios ministeriales; Él soberanamente elige pastores para servir a Su iglesia y predicar Su evangelio.

Sin embargo, la iglesia debe llamar a los llamados, y cada hombre de Dios calificado debe considerar si Dios le está llamando al ministerio pastoral.

¿Cómo podría uno saber si Dios le está llamando al ministerio? Hay cuatro marcas esenciales.

Un deseo ardiente

El indicador principal de un llamado al ministerio es un deseo ardiente por la obra. En 1 Timoteo 3, Pablo comienza la lista de requisitos ministeriales afirmando: “si alguien aspira al…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/las-marcas-esenciales-de-un-predicador.