Para ser un mejor predicador debes ser un mejor pastor

H.B. Charles Junior | March 26, 2015


Mi padre era un buen predicador. Los que escucharon a mi padre dirán que el hijo no puede alcanzar a su padre cuando se trata de predicación.

Muchos predicadores  han influenciado mi predicación. Pero mi papá está de primero en la lista.

Mi padre a menudo me decía: “Hijo, yo no quiero que seas un predicador de segunda”. Yo no sabía lo que era un “predicador de segunda”. Todavía no lo sé.  Pero oí el término lo suficiente como para saber que era algo que yo no quería ser.

Yo espero ser o llegar a ser el tipo de predicador del que mi padre estaría orgulloso. Más aún, quiero ser el mejor predicador que puedo ser para la gloria de Dios.

A la medida que envejezco —y maduro, espero— quiero ser más que un buen predicador. Quiero ser un buen pastor.

Mi papá era un buen predicador. Pero cuando me encuentro con ex miembros de la iglesia de mi padre, no es su predicación lo que recuerdan. Ellos me dicen de las bodas, funerales, visitas al hospital, sesiones de consejería y otras formas fuera del púlpito en que él les sirvió a sus familias. Ellos hablan de los niños que él sacó…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/para-ser-un-mejor-predicador-debes-ser-un-mejor-pastor.