Por qué prefiero amar que hablar en lenguas

Charbela El Hage de Salcedo | August 20, 2015


¿Has notado cuál es nuestra primera reacción cuando llega a nuestros oídos un sonido estridente? De manera natural que tapamos nuestros oídos, en un intento de protegerlos del ruido. Hasta cerramos nuestros ojos, como si eso nos ayudara a amortiguarlo o mitigarlo. De ser posible, salimos huyendo del lugar, con tal de escapar del ruido.

En 1 Corintios 13:1 Pablo nos dice “Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe”. En otras palabras, si practico el don espiritual que Dios me ha dado, pero lo hago sin amor, he llegado a personificar el “ruido”. 

¿Has escuchado sonar el instrumento llamado gongo? Es un disco de metal grande, utilizado usualmente por la cultura oriental, con un sonido resonante como un eco. Es ese instrumento al que Pablo llama “metal”. El siguiente video te puede ayudar a entender mejor lo que Pablo está diciendo. 

¿Has oído el címbalo retiñendo, su sonido vibrante? Ambos instrumentos solo son agradables dentro de una pieza musical, pero tocados solos, molestan y hacen ruido.

¿Por qué hago tanto énfasis en el tema del ruido? Porque este versículo Dios lo usa para enseñarnos la reacción que…


To read the rest of this article, visit http://thegospelcoalition.org/coalicion/article/amas-o-haces-ruido.