¿Qué decirle a miembros que dejan la iglesia por malas razones?

Jonathan Leeman | October 5, 2015


Hay razones buenas y malas para dejar una iglesia. ¿Te mudas a otra ciudad? Esa es una buena razón. ¿Estás guardando rencor hacia alguien que te ha ofendido? Esa es una mala razón. ¿En la iglesia no se predican semana tras semana sermones bíblicos? Una buena razón. ¿No te gusta el estilo de la iglesia? Probablemente una mala.

Así que, ¿cómo debemos responder a un miembro que se quiere ir de la iglesia por lo que pareciera una mala razón?

Esta pregunta plantea una serie de cuestiones teológicas difíciles, tales como hasta qué punto se extiende la autoridad de la iglesia, o cuánto peso se debe dar a las preferencias culturales. También hay cuestiones pastorales difíciles, como saber de qué manera diferenciar entre una persona que ha sido herida y un necio.

Por medio de consejos prácticos, intentaré ilustar algo de esta dificultad teológica y pastoral. A continuación algunas maneras erróneas sobre cómo responder a la salida de un miembro de la iglesia por malas razones, junto con sugerencias sobre cómo serían algunas mejores respuestas:


Mala respuesta: “Oh”. Esta es la falta de respuesta. Esta es la respuesta de “no me importa” o “necesito su aprobación, de modo que no…


To read the rest of this article, visit http://thegospelcoalition.org/coalicion/article/que-decirle-a-miembros-que-dejan-la-iglesia-por-malas-razones.