Una mirada bíblica al bautismo en el Espíritu Santo

| February 26, 2015


Mucho se ha dicho y escrito del Espíritu Santo, y con mucha razón. Si le preguntas a un grupo de hermanos, que dicen haber tenido un excelente tiempo en el Señor —donde la presencia del Espíritu Santo era evidente—, cómo sintieron al Espíritu, lo más probable es que te den respuestas diferentes, si bien complementarias. Podemos decir que, de diversas formas, el trabajo del Espíritu Santo en el individuo tiene un marco de subjetividad, sentido de manera individual. Pero que algo sea subjetivo no lo hace menos real. La iglesia depende del Espíritu Santo para ser y hacer iglesia.

No es una sorpresa, entonces, que el bautismo en/con/del Espíritu Santo, la forma en la que la Tercera Persona de la Trinidad hace habitación en el cristiano, ha sido interpretado de diversas formas. Por ejemplo, está en la sangre de la denominación pentecostal el que el bautismo en el Espíritu Santo es manifestado en hablar en lenguas, en un momento subsecuente a la conversión. El propósito de este escrito es argumentar algo diferente. Es mi firme creencia que el Espíritu Santo bautiza a cada creyente tan pronto profesa fe salvadora en Cristo Jesús, y que el bautismo en el Espíritu Santo no está regularmente acompañado de…


To read the rest of this article, visit http://www.thegospelcoalition.org/coalicion/article/una-mirada-biblica-al-bautismo-en-el-espiritu-santo.